Cursa de El Corte Inglés 2013

Posted On // 4 comments

Esta mañana he hecho la 35ª Cursa El Corte Inglés junto a unos 66 mil corredores. Hacía años que no hacía esta carrera. Las cosas van cambiando y cuesta adaptarse. Cuando hacía esta carrera, de casi 11 kilómetros en la ciudad de Barcelona, salía en un solo cajón, el de los federados. Entonces hasta calentábamos en el mismo cajón pues éramos un par de centenares como mucho. Teníamos espacio y estábamos bastante separados de la masa que se agolpaba en la Plaza Catalunya. Hoy habían cinco cajones. Y para entrar en el que correspondía había cola. Una vez dentro del cajón no había espacio. En principio en los cajones hay unos 10 mil corredores que tienen chip propio, el amarillo, de ChampionChip. Una multitud impresionante. Y claro, con esa multitud sumada a la masa que viene desde atrás, es difícil correr al ritmo que tiene cada uno.

Así que me adapté a la multitud y fui cómodo hasta la Plaza Espanya. Mi gemelo sigue diciéndome que va justo, que le cuesta. Hasta pensé en que sería muy posible que abandonaría pronto pues ya dolía en el primer kilómetro. Jamás he abandonado una carrera y hacerla en una tan popular y masiva hubiera sido una pena. Le dije al gemelo que hiciera lo que quisiera pero que yo seguía y que que había que adaptarse a la situación. Me hizo caso. Poco a poco el dolor se fue apaciguando o mi mente la desplazó de sus prioridades.

La cursa de El Corte Inglés pasa por el Estadi Olímpic y es un momento inolvidable pues se corre por el tartán que además esta nuevo. En el tartán olímpico corrí cuando hice mi primera maratón, en Barcelona, en el 1994. Entrar por la puerta de la maratón y hacer una vuelta olímpica es algo muy grande para los que tenemos respeto por esta carrera mítica. Hoy todo me resulto demasiado masivo. Los que somos veteranos nos cuesta ver la masificación. La cursa de El Corte Inglés siempre ha sido masiva, pero la separación con los corredores federados, en la época, la hacía factible correrla. Hoy es imposible. No hay espacio. Y la vuelta en el tartán olímpico es casi turístico, con los corredores haciéndose fotos y chillando con entusiasmo ingenuo. Lo entiendo. Pero.


La bajada en Montjuic, donde entreno normalmente, me resultó muy fácil y me puso contento. Hacía tiempo que no corría rápido y fácil. Me queda mucho por progresar y empujar a los límites de la edad, del cuerpo, del sobrepeso, de los años que no competía. Pero si he iniciado este blog es para seguir, en público, mi progresión. Así me comprometo y me motivo.

Ahora, en casa, me duele el gemelo bastante pero ha valido la pena ignorar su queja al inicio de la carrera. La cursa de El Corte Inglés es la ocasión para que mucha gente salga a correr, es su carrera más que la mía. Salen corredores de todas partes, de todas las edades, de toda condición, hasta los perros van con sus dorsales. Impresionante ir en el metro con tanta gente con dorsales en el pecho.

Un baño de masas es lo que me he dado esta mañana. Y muy agradecido me quedo.




4 comentarios:

LaBóbila factoryfilms dijo...

Es la primera vez que hago la cursa de ECI, no iba con la intención de hacer tiempo sino de disfrutar de las calles de Barcelona, y fue imposible, sobre todo la calle Aragó. Miles de personas, en vez de salir desde su salida, esperaron en la esquina de Aragó con Pass. de Gràcia y en las adyacentes a Aragó. Se colaron justo entre los "pros" y al paso de los que ibamos con el chip, provocando atascos, pisotones, empujones hasta Pl. Espanya. Es un cursa popular y divertida, pero si vas a hacerla andando, con el perro, el carrito del niño, disfrazado en grupo bailando o ¡con zancos! colócate en la cola para evitar accidentes.

Hector Milla dijo...

Pues si. Es aconsejable que los que van con perros y cochecitos de niños, o con zancos que también la vi cerca de Pl Espanya, no se mezclen con los corredores de chip amarillo. Es realmente un peligro serio.

El Impenitente dijo...

En Valencia se disputa una carrera similar a la Cursa denominada Volta a peu. Son ocho kilómetros y dicen que es la carrera más milagrosa que existe puesto que la empiezan quince mil y la terminan cuarenta mil. Es una fiesta, pero si tienes intención de correrla a tope, mejor vete a otra o ármate de paciencia.

Hector Milla dijo...

No conocía la Volta a Peu ni menos su capacidad milagrosa.

La primera vez que hice la Cursa de El Corte Inglés fue en 1992, y la he hecho 9 veces; casi siempre como federado, en el primer pelotón.

Pero este año ha llegado la masificación a ese pelotón inicial, con 10 mil corredores a los que se suman miles en el curso inicial de la carrera, de forma anárquica. Si se para uno en seco se caen mil detrás. Es una prueba de obstáculos.

Pero hay que tomarlo así, como una gran fiesta de la humanidad y canina.